Verano y enfermedades cardiovasculares

Fecha: 
31 Jul 2017
Categoría: 
Compartir en: 

Cada verano escuchamos las mismas indicaciones en los medios de comunicación: beber mucha agua, no salir en las horas de mayor incidencia del sol, mantener la cabeza tapada… Todos estos consejos son muy útiles para minimizar el riesgo de insolación y de deshidratación. ¿Pero sabías que las altas temperaturas típicas del verano también pueden afectar a nuestra salud cardiovascular?

 

Es cierto que las enfermedades cardiovasculares están típicamente asociadas al frío; pero el calor excesivo también puede causarlas. Y vamos más allá: la principal causa de mortalidad durante las olas de calor están relacionadas con afecciones cardiovasculares, cerebrovasculares y respiratorias, según señala el jefe se servicio de Cardiología del Hospital Virgen Macarena, y vicepresidente médico de la FEC.

 

¿Por qué? Las altas temperaturas descompensan y alteran los mecanismos de

termorregulación, que intentan, a través del sudor y la vasodilatación de los vasos sanguíneos periféricos, reducir la temperatura corporal. Es precisamente esta vasodilatación la que puede favorecer, tras un largo período de tiempo, estados de deshidratación y bajadas de la tensión arterial que pueden producir mareos e incluso síncopes. Todo esto se acentúa en las personas con enfermedades cardiovasculares preexistentes.

 

RECOMENDACIONES PARA LOS PACIENTES CON RIESGO DE ENFERMEDAD

CARDIOVASCULAR

• Evitar cambios bruscos de temperatura

• Limitar los esfuerzos físicos durante las horas de mayor fuerza del sol

• Utilizar ropa adecuada

• Cubrir la cabeza con una gorra

• Mantener una dieta sana y equilibrada, baja en sal, grasas y azúcares

• Seguir los tratamientos establecidos por un médico

• Evitar el alcohol

• Consumir muchos líquidos para evitar la deshidratación

• No permanecer sentado en la misma posición demasiado tiempo

 

Ahondando en el tema del ejercicio, el Texas Heart Institute insiste en que las personas con riesgo cardiovascular deben evitar realizar esfuerzos bajo altas temperaturas, pues su corazón tiene una menor capacidad de reserva para eliminar el calor del cuerpo, pudiendo sobrecargarse.

 

Además, precisamente estas personas suelen tomar medicamentos diuréticos, que favorecen la expulsión de líquidos del cuerpo, facilitando la deshidratación. El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, recomienda utilizar con precaución aquellos medicamentos que puedan desencadenar o agravar la deshidratación; de modo que, si estás tomando medicamentos de este tipo, acude a tu médico para que supervise tu tratamiento.

 

GRUPOS DE RIESGO

• Ancianos

• Pacientes con enfermedades preexistente y factores de riesgo de enfermedad cardiovascular

• Menores de 5 años

 

Esperamos que estos consejos te sean de utilidad y te permitan disfrutar del verano con tranquilidad ¡y sin preocupaciones!

 

Fuentes:

http://www.fundaciondelcorazon.com/corazon-facil/blog-impulso-vital/2215-el-calor-puedealterar-

nuestra-salud-cardiovascular.html

http://www.consumer.es/web/es/salud/prevencion/2014/07/23/220233.php