sauna problemas corazón ejercita el corazón

Sauna para evitar problemas de corazón

Fecha: 
25 Abr 2017
Por: 
Ejercita el Corazón
Categoría: 
Compartir en: 

La revista “Age and Agening” ha publicado recientemente los resultados de un estudio que afirma que acudir de forma regular a la sauna está vinculado con un menor riesgo de padecer Alzheimer y problemas de corazón.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Finlandia Oriental ha identificado un curioso vínculo entre la sauna, la demencia y las enfermedades cardiovasculares. El estudio se ha centrado en el seguimiento de más de 2.300 hombres finlandeses de mediana edad durante más de 20 años.

El primer grupo estaba formado por hombres que tomaban sesiones de sauna entre cuatro y siete veces por semana. El segundo grupo acudió a las sesiones de vapor tan sólo una vez por semana. El resultado confirmó lo que los investigadores sospechaban, los hombres del primer grupo tenían un 66% menos de probabilidades de sufrir demencia y un 65% menos de padecer Alzheimer, en comparación con los participantes del segundo grupo, que solo iban a la sauna una vez a la semana.

Jari Laukkanen, el investigador principal del estudio, ha asegurado que han tenido en cuenta otros factores de sus hábitos de vida, como la actividad física o factores socioeconómicos, y hay un efecto independiente de la sauna en estos resultados. También ha aclarado que el estudio está pendiente de seguir desarrollándose en nuevos trabajos que distingan entre diferentes grupos de edad, nacionalidades y género.

La sauna y el corazón

Además, los autores creen que los beneficios para la salud observados podrían extenderse al corazón, en relación a un trabajo previo que mostraba que los hombres que acudían a la sauna todos los días de la semana tenían menos riesgo de mortalidad cardiovascular.

«En la sauna aumenta la frecuencia cardíaca y empezamos a sudar, como pasa con el ejercicio físico», dijo Laukkonen, de ahí que al salir «uno tiene la presión arterial más baja, un importante factor protector en enfermedades cardiovasculares».

La Finnish Sauna Society de Helsinki hizo una encuesta entre sus 4200 afiliados y la mayoría coincidían en que su buena salud cardiovascular estaba sin duda relacionada con los efectos de visitar la sauna todos los meses.

Además, un grupo de investigadores japoneses realizaron un estudio hace años que demostró cómo el uso de la sauna puede ayudar a las personas con insuficiencia cardíaca congestiva, al mejorar su eficiencia de bombeo cardíaco y el flujo sanguíneo. Su investigación utilizó una sauna templada, a temperaturas de unos 60 grados.

Beneficios de la sauna

Además de los positivos efectos para el corazón y la mente demostrados por el estudio finlandés, la sauna presenta una serie de beneficios que no todo el mundo conoce. Por ejemplo:

  • Relaja el cuerpo y ayuda a dormir mejor.
  • Regula la sudoración: el cuerpo caliente respira para enfriarse, regulando las glándulas sudoríparas.
  • Favorece la expulsión de toxinas.
  • Mejora las funciones pulmonares y la respiración.
  • Reduce la sintomatología de la artritis reumatoide.
  • Mejora la circulación y calienta las articulaciones rígidas.
  • Como consecuencia de lo anterior, alivia el dolor.
  • En las sesiones de sauna se liberan endorfinas, las hormonas de la felicidad.

¿Cómo tomar una sesión de sauna?

  1. Ducharse con agua templada y entrar en la sauna con la piel limpia y húmeda.
  2. Sentarse en el banco inferior y esperar a para empezar a sudar entre 10 y 15 minutos.
  3. Salir de la sauna y ducharse con agua fría.
  4. Tumbarse en el banco superior de la sauna y relajarse durante 10 minutos.
  5. Ducharse de nuevo con agua fría y volver a entrar otros 5 minutos.
  6. Terminar con una ducha fría, frotando con una manopla exfoliante para limpiar la piel de sudor, impurezas y células muertas.
  7. Abrigarse bien y recuperarse despacio, evitando movimientos bruscos.
  8. Hidratarse tomando pequeños sorbos de agua o alguna bebida isotónica.

Algunas precauciones que debemos tomar

Los especialistas recomiendan consultar con el médico la conveniencia o no de acudir a una sauna. A veces está contraindicado para embarazadas o mujeres con menstruaciones complicadas. Otras precauciones:

  • No se recomienda entrar a una sesión de sauna con el estómago lleno (lo ideal es dejar transcurrir una hora como mínimo desde la comida).
  • Tampoco es aconsejable beber líquidos durante la sesión sino después, ya que no se produciría la desintoxicación corporal correctamente.
  • No realizar ejercicios de gimnasia dentro de la sauna. Lo correcto es estar en silencio, quietos y respirando despacio.
  • Nunca hay que ducharse con agua caliente después de la sauna. Siempre con agua templada o fría.

FUENTE:

www.vitonica.com

https://academic.oup.com/ageing

es.wikipedia.org/wiki/Sauna

www.corazonyvida.org

www.elmundo.es