Preeclampsia, la hipertensión en el embarazo

Preeclampsia, la hipertensión en el embarazo

Fecha: 
7 Jun 2016
Por: 
Ejercita el corazón
Compartir en: 

La preeclampsia es la subida de tensión que se produce durante el embarazo. Además, durante la gestación se detecta la presencia de la proteína albúmina en la orina, que supone que existe una afectación de los vasos sanguíneos que permite que la albumina traspase el filtrado que realiza el riñón, lo que indica un problema a nivel general en todos los sistemas del organismo. La fase más peligrosa y que puede poner en riesgo la vida de la madre y el feto es la eclampsia, que consiste en fuertes convulsiones seguidas de un estado de coma. ¿Cómo detectarlo a tiempo y prevenirlo?

La doctora Nieves Martell, jefa de la Sección de la Unidad de Hipertensión del  Hospital Universitario Clínico San Carlos de la Comunidad de Madrid, explica que es fundamental prevenir en estos casos. Las revisiones y analíticas, así como la toma de tensión a diario son claves para detectar a tiempo la hipertensión y evitar que un estado hipertensivo derive en eclampsia (la fase más peligrosa de la preeclampsia).


¿Cuáles son las causas de la preeclampsia?

No están claras pero hay dos consecuencias directamente relacionadas: bebés con bajo peso y prematuros. Todo indica a que las causas podrían derivarse de los siguientes factores:

  • La placenta segrega sustancias que aumentan la tensión arterial y provocan menos crecimiento en el feto.

  • Antecedentes maternos de preeclampsia e hipertensión, diabetes u obesidad.

  • Embarazos dobles o triples.

Como identificar y prevenir la preeclampsia

En todo el mundo se producen más de 50.000 muertes de embarazadas cada año por este motivo, por lo que es lógico resaltar la importancia de la prevención. Prevenir pasa por un control diario de la tensión, siendo lo normal una bajada de tensión al principio de la gestación y un aumento progresivo a medida que avanza. También es conveniente controlar el peso y evitar en la medida de lo posible incrementar más de un kilo al mes, pues el aumento excesivo de peso es un factor de riesgo de preeclampsia. Si la mujer nota que alguno de estos factores no está dentro de los parámetros normales, lo mejor es consultar con un ginecólogo.

"Lo más importante es tomarse la tensión, pero los síntomas pueden ser dolores de cabeza, dolor en la zona alta del estómago y fotopsias, destellos en la visión que son motivo de consulta urgente", señala la especialista del Clínico San Carlos.

preeclampsia-ejercita-el-corazon_0.jpg

Cuándo aparece y tipos de preeclampsia

Si aparece, lo hará a partir de la semana 20 de embarazo, y puede presentarse de dos formas:

  • Preeclampsia temprana: el feto puede verse más afectado por complicaciones asociadas al bajo peso y los déficits de crecimiento.

  • Preeclampsia tardía: el feto ya se ha desarrollado y la aparición tardía de hipertensión (en el último trimestre) supone un aumento de la presión sanguínea sin riesgos añadidos.

Tras el parto desaparece la hipertensión cuando es gestacional aunque las mujeres que han padecido preeclampsia en el embarazo tienen un mayor riesgo de desarrollar hipertensión con la edad.

Fuentes de consulta: 
http://www.diarioinformacion.com/
http://www.infosalus.com/
http://www.lne.es/