Ejercita el corazón hipertensión en jóvenes

Hipertensión arterial en jóvenes (II): cómo detectar la enfermedad silenciosa

Fecha: 
22 Nov 2016
Por: 
Ejercita el Corazón
Compartir en: 

La hipertensión arterial es asintomática, pero eso no significa que no se pueda prevenir. Os dejamos unas recomendaciones básicas que ayudan a poner sobre alerta al paciente.

La hipertensión arterial no da ningún síntoma grave hasta que ya ha producido un daño considerable. El hecho de que pueda pasar inadvertida durante años, junto con la elevada proporción de personas de nuestro entorno afectadas, hace que la HTA se contemple como algo "normal". ¡Nada más lejos de la realidad!, los daños que causa pueden ser graves e irreversibles, en muchos casos desde edades tempranas. Para poder prevenirla, lo más importante es detectarla a tiempo. Por eso os traemos este post de consejos para detectar la tensión arterial alta. Incluso si eres una persona joven y aparentemente sana, nunca está de más echar un vistazo a tu corazón.

Se recomienda:

  • Acudir a las revisiones periódicas que se realizan en las empresas o para entrar en clubs deportivos.
  • En caso de los pacientes que son hijos de padres hipertensos, conviene tomarse la tensión arterial en casa.

Nos hemos acostumbrado a que solo los mayores de la casa se preocupen por su corazón. Ahora, y con los alarmantes datos que demuestran la alta prevalencia de población menor de 40 años que padece hipertensión sin saberlo, es hora de aprender a tomar la tensión arterial en casa para prevenir y controlar problemas cardiovasculares.

inforgrafia_tomar_presion_v3.png

La Seh-Lelha ha creado un protocolo con una serie de pautas para controlar la hipertensión arterial desde su inicio y poder reducir significativamente la aparición de problemas o patologías asociadas:

  • La frecuencia de la medición la determinará el personal sanitario. Cuando la realice el propio paciente para su seguimiento, se recomienda hacerlo un día laborable cada siete días.
  • Ese día, deben realizarse un total de seis mediciones: tres por la mañana antes del desayuno y la medicación, si la hubiera, dejando transcurrir dos o tres minutos entre cada una de ellas, y otras tres mediciones por la tarde, antes de la cena y los medicamentos, a intervalos igualmente de dos o tres minutos.
  • No es aconsejable tomar la tensión arterial solo cuando el paciente se encuentre mal, ya que en esas condiciones suele ser más alta. Es preferible determinar con anterioridad el día en que se hará el control.
  • Es importante elegir un ambiente tranquilo, sin ruidos y con una temperatura agradable para evitar alteraciones en el resultado.
  • No debe medirse la tensión arterial justo después de haber realizado ejercicio físico intenso ni después de haber comido. Tampoco cuando se tenga ganar de orinar. 
  • Evitar el consumo de alcohol, tabaco o café al menos media hora antes de realizar la medición.
  • Se recomienda descansar sentado cinco minutos antes a la medición, con ropa cómoda que no apriete el brazo, que debe reposar inmóvil sobre la mesa.
  • Una correcta colocación del tensiómetro es fundamental. El manguito debe situarse a la altura del corazón y a uno o dos centímetros por encima del codo.
  • Permanecer quieto, sin hablar y sin cruzar las piernas hasta que el aparato ofrezca los resultados.
  • Utilizar un tensiómetro de brazo automático o semiautomático recomendado por expertos. Los de muñeca o dedo no están indicados.
  • Para un seguimiento efectivo, es aconsejable registrar en una hoja de anotaciones los tres valores que aparecen en la pantalla (presión arterial sistólica o máxima, presión arterial diastólica o mínima y pulsaciones por minuto) junto la fecha y hora de la medición.
  • La automedición de la presión arterial es complementaria a los controles que se realizan en la consulta; hay que recordar que no debe sustituirlos.


FUENTE DE LA NOTICIA:

http://www.dmedicina.com/

www.seh-lelha.org/