BICICLETA ESTÁTICA

Categoría: Ejercicio físico, Materiales para pacientes

La bicicleta estática o cyclostatic son aparatos que mediante el pedaleo sin desplazamiento te permiten realizar ejercicio físico en tu propia casa.

Su precio es asequible y ocupan poco espacio, se puede regular en altura el sillín y podemos modificar la intensidad del ejercicio e incluso determinar el tiempo a pedalear.

La monotonía es la principal causa de abandono, por lo que se recomienda acompañar este tipo de ejercicio con efectos visuales (ver TV, ipad…) o auditivos (escuchar música) para estimular el movimiento y la motivación por el ejercicio. Si está pensando en instalar un bicicleta estática en casa, antes de invertir en una bicicleta nueva, se recomienda comprar una de segunda mano para los primeros meses de iniciación en el ejercicio, para decidir si vale la pena o no la inversión.

Beneficios de la bicicleta estática

Lógicamente, una de las ventajas de practicar ejercicio con una bicicleta estática es que puedes tenerla en tu casa y no tienes que salir para realizar ejercicio, pero es recomendable siempre que sea posible, practicarlo en una instalación deportiva, por varias razones:

  1. Mejora el cumplimento. En casa hay que ser muy disciplinado para encontrar un rato para pedalear.
  2. Estamos supervisados por un profesional de la actividad física. Conoce nuestro estado de salud y nuestros objetivos (mantener salud, perder peso, mejorar forma física…) y puede elaborarnos un plan individualizado que supervisará periódicamente según los logros alcanzados o no.
  3. El pedaleo puede complementarse con estiramientos y otras actividades de diferente intensidad y gustos personales como sauna, piscina, paddle…

Factores de Motivación

Un elemento de motivación puede ser el disponer de un cuentakilómetros 
que permite, con el entrenamiento regular, ver los diferentes objetivos
marcados. Éstos pueden ser:

  1. Velocidad: conseguimos pedalear más distancia por sesión.
  2. Resistencia somos capaces de resistir más tiempo realizando el ejercicio.
  3. Quema de calorías: muy motivante para quien priorice la pérdida de peso como objetivo.

Es importante recordar que hasta la media hora de ejercicio nuestro organismo no “quema” grasas, por tanto será esencial que planifiquemos una actividad menos intensa pero de mayor duración.

Hay que recordar que al perder peso, perdemos masa grasa pero también músculo, y que para evitar la pérdida de masa muscular debemos ejercitarlo. En este aspecto, la bicicleta es una de las actividades que más masa muscular moviliza, por tanto de las más recomendables.

Nivel de esfuerzo

Para obtener beneficios en salud cardiovascular durante la actividad propiamente dicha, deberíamos mantener un ritmo cardiaco entre el 70-80% de nuestra frecuencia cardiaca máxima, que variará según la edad y la medicación intercurrente.

En la tabla siguiente, encontrarás cuál es tu FCmax recomendada en función de la edad.

Porcentaje de frecuencia cardiaca (FCmax) alcanzado
durante la prueba de esfuerzo y en relación a la edad

Los valores de la tabla son orientativos y pueden variar según diversos factores como el estado físico de la persona, la genética, estado psicológico, el sexo, la edad, hábitos alimenticios, medicamentos (antihipertensivos), cambios hormonales, temperatura y las condiciones ambientales.

¿Cómo medir la FCmax?

Para calcular tu FCmax debes restarle tu edad a 220 (una persona de 40 años  tendrá una FCmax de 180 ppm).

SPINNING: otra modalidad de nivel avanzado.

Si un individuo sedentario o con factores de riesgo cardiovascular está motivado para iniciarse en el spinning, nos plantearemos, previamente, solicitarle una prueba de esfuerzo, pues se trata de una disciplina muy exigente y que requiere un mayor nivel de forma física.
Durante las sesiones de spinning se alternan ritmos, imitando a lo que ocurriría en un recorrido por carretera, con “subidas” en la que se ponen de pie en la bici para rendir al máximo, donde las pulsaciones rozan la frecuencia cardiaca máxima (180-200 pulsaciones por minuto), y donde existe un déficit de oxígeno en nuestras células, entrando en el llamado “metabolismo anaeróbico”, es aconsejado en individuos con patologías como la hipertensión arterial, la diabetes o los que han sufrido un infarto.

En individuos entrenados, cuando se alcanza la cumbre e inicia el llano o la bajada, se recupera el aporte de oxígeno al reducirse el número de latidos.

Durante las clases se alternan las dos fases, y finalizan con una tabla de estiramientos y la merecida ducha.

A pesar de que el consumo calórico por sesión puede rozar las 1.000 calorías por el gran gasto que se requiere en las fases más intensas, no se recomienda entre las personas que quieran perder peso.

 

  1. El sillín debe situarse a la altura del manillar.
  2. Entre el manillar y el sillín debe haber la distancia de un antebrazo.
  3. El manillar debe colocarse a la misma altura del sillín.
  4. La columna no debe estar curvada ni arqueada en exceso.
  5. Mantén el abdomen contraído.
  6. Realiza el calentamiento previo adecuado.
  7. Durante el ejercicio, procura fijar la vista al frente.
  8. Procura no mover el tronco ni la cadera en exceso si pedaleas
    de pie.
  9. Si escuchamos música de ritmo vivo nos animaremos a pedalear, si en cambio centramos nuestra atención a leer un libro o la prensa, prácticamente no nos activaremos.
  10. Llevar ropa cómoda y transpirable: se recomienda el algodón.Está totalmente proscrito el uso de las llamadas “saunas” plásticas comercializados o film de cocina, con los que erróneamente se envuelven algunos individuos con el objetivo de sudar más (el 70-80% de nuestro cuerpo es agua), teniendo la falsa sensación de que adelgazan. Lo único que se consigue con estas técnicas es incrementar la temperatura corporal, pudiendo provocar un golpe de calor, que puede terminar en un servicio de urgencias con graves consecuencias.
  11. Hidrátate convenientemente.Las bicicletas ya disponen de una anilla para colocar muy a mano y a la vista botellines que nos permiten la hidratación periódica con agua o bebidas isotónicas.
  12. Es importante finalizar con una vuelta a la calma y estiramientos para evitar lesiones y relajar la
    musculatura después del esfuerzo.

 

 

Para controlar tu entrenamiento es necesario que conozcas tus pulsaciones por minuto (ppm), para ello simplemente puedes colocar tus dedos índice y anular sobre tu cuello y contar las pulsaciones durante 15 segundos, luego multiplica el resultado por 4 y tendrás tus pulsaciones.

Si dispones de un pulsómetro, deberías calcular tu FC y controlarla a través de él, de manera fácil y rápida. Una vez que ya sabes controlar el entrenamiento, te proponemos una periodificación sencilla para comenzar a coger fondo poco a poco, y que nuestros músculos se pongan en forma para futuros entrenamientos de mayor intensidad.

Para comenzar, debes calentar al menos unos 10 minutos a ritmo suave (50% de tu FCmax). Una vez transcurrido este periodo de tiempo, aumentaremos la intensidad hasta un 60-70% de la FCmax, y mantendremos esta intensidad durante al menos 20 minutos.

Cada semana de entrenamiento, deberemos aumentar 5 minutos nuestro tiempo de trabajo, hasta realizar un máximo de 40 minutos al 70% de tu FCmax.

Este proceso deberás repetirlo, por lo menos, unas 3 veces a la semana, dejando 1 día de descanso entre entrenamientos.

Una vez que hayan transcurrido unas 10 o 12 semanas, podrás incrementar el nivel de entrenamiento.
A continuación, encontrarás un cuadro de rutina de entrenamiento para las primeras 12 semanas:

El cuadro de rutina de entrenamiento es puramente orientativo y de recomendación genérica por lo que nadie debe sentirse frustrado si no puede seguirlo. Se trata de mejorar la condición física y provocar una mejor adherencia a los hábitos saludables. Sí que son importantes los tiempos de calentamiento y bajada de ritmo ya que nos servirá para prevenir posibles lesiones musculares.

IMPORTANTE: El ejercicio debe realizarse 3 veces a la semana dejando 1 día de descanso entre entrenamientos

Compártelo en:
También te puede interesar
Ejercicio físico | 6 de abril 2018
Vídeo receta | 5 de junio 2018
Hipertensión | 7 de diciembre 2016
Ejercicio físico | 11 de febrero 2016

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, entendemos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información visitando nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies